Antes de olvidarCrónicasFeatured

 Tiempo del coronavirus: XXXIX- Diario de un auto confinado

Entre la inquietud y la tranquilidad

 Martes 21/4/2020. Siguen aumentando los casos de infección y con ello nuestras relativas inquietudes. Ayer fue el propio Jefe del gobierno quien ante el Parlamento afinó que “la situación está bajo control a pesar del aumento de estos casos de contaminación”. Un verdadero alivio, como diría mi hija Inés.

La buena noticia de Saadine Otmani intervenía casi simultáneamente al anuncio de Sanidad de que 163 nuevos casos de infección por el coronavirus (Covid-19) han sido confirmados en Marruecos en las últimas 24 horas, elevando a 3.209 el número total de los casos de contaminación.

El número de personas declaradas curadas, según el ministerio, ha aumentado, hasta ayer a las 18H00, a 393 (43 recuperaciones adicionales), mientras que el número de muertes se elevó a 145 con 2 nuevos fallecimientos

“Ni tanto ni tan poco”, comentó Rime mientras que Jihane se limitaba a desear “mejores días, mejores anuncios y mejor situación”.

Jannet y yo creemos que, aunque nadie lo dijo, estamos cerca de un feliz desenlace. “vencimos al coronavirus”, exclamó Jannet al leer en alguna parte que “Marruecos tiene medios y capacidades de hacer frente a la pandemia”. “Excelente, respondió Jihane, ahora hace falta que nos desconfinen”.

Fuera de casa, parece que hay una leve mejora del respeto de las medidas sanitarias. Lo corrobora un leve descenso del número de detenidos de los infractores.

La gente aplica más y mejor el uso de mascarillas que se van generalizando para alcanzar hasta los medios rurales. El estado de los mercados en vísperas de Ramadán constituye un buen estímulo para ello.

Sobre el plano doméstico, aunque casi no veo a Jennat que está totalmente sumergido en los preparativos del mes sagrado. Los exquisitos olores y colores me indican que está allí… en la cocina.

Creo que el confinamiento comienza a provocar ciertos síntomas del aburrimiento como un comienzo de nerviosismo. Entre los cinco, durante el desayuno, decidimos buscar un medio para contrarrestarlo.

Willian Shakespeare tenía razón: “El que va demasiado aprisa llega tan tarde como el que va muy despacio (Frases Top). Optaremos por el justo medio, así estamos seguros de llegar y… bien.

Continuara

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page